Menu

Ola de atentados desataron horror sin precedentes en Sri Lanka

Escenas despiadadas, charcos de sangre, cuerpos humanos destrozados y esparcidos. Sri Lanka fue víctima de una serie de atentados en plena celebración de Domingo de Resurrección.

Cristianos celebraban Semana Santa en tres iglesias cuando fueron alcanzados por bombas que los mataron en el acto. Cuatro hoteles también fueron atacados por el mismo grupo terrorista, según explicó el primer ministro del país asiático, Ranil Wickremesinghe

Según el mismo funcionario, los autores de parte de las explosiones eran suicidas.

Los cristianos fueron en parte el objetivo de los despiadados ataques que sacudieron Sri Lanka este domingo y ellos representan apenas el 6.1% de la población total, pues el país se halla dominado por el budismo.

Ellos ascienden a 1.2 millones de personas en una población de 21 millones, según datos de la agencia de noticias AFP.

Ataque sin precedentes

Sri Lanka

Estos ataques son los más sangrientos desde que la guerra civil enSri Lanka llegó a su fin, en este conflicto étnico enfrentó a la mayoría budista y a la minoría hindú tamil durante más de dos décadas.

Las explosiones causaron un baño de sangre en las iglesia San Antonio, de Colombo; otra en la iglesia San Sebastián, de Negombo, al norte de la capital, y la tercera en una iglesia de Batticaloa, en el este de la isla.

En el caso de los establecimientos hoteleros atacados, tres son hoteles de cinco estrellas de Colombo: el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La.

La séptima explosión se registró cerca de un establecimiento turístico junto al zoo de Dehiwala, al sur de la capital.

Mientras que en el octavo estallido han muerto tres policías que ejecutaban una redada en una zona residencial en Dermatagoda, según ha informado un secretario del ministerio de Defensa.

Sri Lanka

El ministro de Sri Lanka para las Reformas Económicas, Harsha de Silva, ha comentado en Twitter, citando al ministro de Defensa, que estas explosiones «parecen deberse» a los sospechosos de las primeras detonaciones, durante su huída de los policías.

Todo el horror llegó a gran parte de las víctimas cuando ellos cuando celebraban el Domingo de Resurrección, la fiesta central de cristianismo. 

Sri Lanka se halla con tal conmoción que el Gobierno anunció el bloqueo de las redes sociales a fin de contrarrestar la difusión de «informaciones incorrectas y falsas».

Tristeza y repudio mundial ha desencadenado la ola de actos terroristas, gobiernos del mundo y líderes mundiales se pronunciaron para rechazar la barbarie.