10

En el Perú se encuentra entre 30 mil y 40 mil Venezolanos y solo 21 mil personas accederán al PTP.

Los venezolanos llegan al Perú por oleada, entre ellos están, Menri Santana (38) y Rafael Matheus (35) acaban de llegar a Lima vía terrestre procedentes del estado de Valera, en  Venezuela. Con su equipaje a cuestas, una mochila, una bolsa de plástico y un par de maletas, han llegado a la sede de la Interpol en Surco para que las autoridades peruanas los atiendan y les entreguen su ansiado Permiso Temporal de Permanencia (PTP), documento que les permitirá acceder a empleos dignos y centros de salud en el país.

En el lugar se enteran que ese beneficio es para los  venezolanos que han ingresado al Perú hasta el 31 de julio, es decir diez días atrás. “Quedamos fuera del beneficio, pedimos una prórroga; hay decenas de buses con venezolanos que se están dirigiendo a este país”, dice Santana.

“En Venezuela no se puede comer, vivir, ni caminar tranquilo. Dejé a mis cuatro hijos con mi esposa. Quiero hacer un piso en el Perú y traerlos”, expresa, mientras Rafael comenta: “Nunca en mi vida pensé estar de inmigrante, pero lo hago por mis tres hijos, por la prosperidad de ellos”.

En el Perú se encuentran entre 30 mil y 40 mil llaneros, según la abogada y activista venezolana Paulina Facchin. Ella escapó de Venezuela en el 2011, después que el año anterior el auto donde viajaba su menor hija fuera atacado a balazos por el régimen chavista.

De esa cifra, 21 mil personas accederán al PTP, refiere el abogado y activista de la ONG Unión Venezolana, Óscar Pérez.

Hasta la fecha, según la Superintendencia Nacional de Migraciones del Perú, más de 11 mil ciudadanos venezolanos ya obtuvieron su PTP, de los cuales más de mil son niños que estudian y acceden a los servicios de salud en el país.

Mientras hacen cola en la sede de la Interpol, varios venezolanos confiesan que son “explotados y abusados” en sus trabajos en el Perú. “Como muchos llegan de ilegales están bajo la amenaza de quien los contrata. Si exiges un sueldo mayor a 400 o 500 soles puedes ser denunciado ante la Superintendencia de Migraciones, para que la Policía los bote de Perú. Ha pasado mucho de esto en Polvos Azules”, denuncia Faccin.

El estudiante Ángel Bandres, por ejemplo, nos cuenta que fue empleado para atender en una cabina de internet por el pago de 20 soles diarios, que al mes hacía un poco más de 460 soles, y donde solo se le permitía 30 minutos para almorzar. No soportó y renunció.

Pese a esta situación, los venezolanos se muestran agradecidos por la acogida y hospitalidad de la población peruana.

Show Comments

No Responses Yet

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: